¿Mató Tony Alexander King a Rocío Wanninkhof? ///SEGUNDA PARTE///


Durante meses la investigación sobre el asesinato de Rocío estuvo constantemente en los medios de comunicación.  La opinión pública permanecía intrigada, esperando conocer el nombre del desalmado/a que había acabado con la vida de la joven. Cuando se dio la noticia de que la asesina era la ex pareja de la madre de la víctima, el caso se volvió aún más mediático si cabía. <<¿Qué podría haber llevado a esta mujer a cometer semejante crimen?>>. Y con esta pregunta, la Policía encontró las pruebas para detenerla.

¿Por qué se culpó a Dolores Vázquez?

¿Error de la policía, de la Guardia Civil o del jurado popular que la juzgó? Incluso el enjuiciamiento por parte de la opinión pública se ha señalado como una de las causas del error judicial que sufrió la imputada. Pero, ¿qué pasó realmente? Quizás detallarlo tal y como lo hace el libro no procede en este momento, lo que sí me gustaría indicar, como una opinión personal, es que cualquiera que fuera conocedor de los indicios por los que Dolores fue condenada pensaría, como las autoridades pensaron y creyeron, que la asesina de Rocío era realmente ella. Todas las investigaciones, una vez descartados los posibles sospechosos, llevaban hacia su persona.

Tras el análisis forense del cadáver y después de encontrar un pañuelo manchado con sangre de Rocío en el lugar de su asesinato, los investigadores llegaron

Fuente: Telecinco.es / Dolores Vázquez detenidaa la conclusión de que víctima y agresor entablaron una discusión por la cual su asesino le propinó un golpe en la nariz, haciéndola sangrar, lo que hizo que la joven sacara un pañuelo y se limpiara; pañuelo que se encontró en la escena. Cuesta creer que la joven hiciera esto ante alguien que no conoce, lo más lógico es que saliera huyendo del lugar al primer bofetón, no que se quedara de pie, y que, tranquilamente,  se sacara un pañuelo para limpiarse. Está claro que un asesino despiadado tampoco le    hubiera dado tregua. Rocío y Tony no se conocían de nada. ¿No es más lógico pensar que una chiquilla, al verse sorprendida por un maníaco sexual emprenda una huída desesperada? ¿Por qué entonces se queda en ese lugar y se limpia la nariz tranquilamente tras recibir ese golpe? Los hechos nos hacen pensar que Rocío conocía a su asesino, que compartía algún tipo de relación con él y que dicha agresión, aunque le cogería por sorpresa, tampoco le supuso demasiado aturdimiento.

La relación entre Dolores y Rocío

Dolores crió a Rocío, pues mantuvo una relación con su madre de 10 años de duración en los cuales representó una figura de autoridad para ella y sus hermanos, encargándose de su educación de manera estricta. En el tiempo en el que la pareja estuvo junta compraron una casa que se encontraba exclusivamente a nombre de Loli. Este hecho sería clave para que la pareja rompiera, pues Alicia nunca entendió por qué una casa pagada con el dinero de ambas, incluido el obtenido con la venta de su anterior domicilio familiar, estaba únicamente a nombre de su compañera, por más razones que ésta le esgrimiera al intentar justificarlo. El caso es que la pareja se rompe, la madre de Rocío abandona el domicilio familiar junto a sus hijos y decide emprender una nueva vida, sacrificándose y luchando como hasta ese momento había hecho, en su duro oficio de limpiadora. Había rehecho su vida, y Dolores también, hasta que meses atrás la última pusiera fin a su nueva relación. Desde entonces, Alicia contaría que Loli estaba intentando acercarse más a ella. Acudía a su casa con excusas y recibía llamadas a horas dispares del día, entre otras cosas, como por ejemplo flores en su ventaba.

Pero Rocío no tragaba a Loli. Siempre fue la rebelde, la que le hacía frente, la que daba la cara por su madre, la que no se callaba ante ella. Por mucho que Loli intentara convencer al jurado de la buena relación existente entre ambas, algunos familiares y amigos de la víctima aseguran que existía una mala relación. Rocío se convertiría en un problema para Loli a la hora de intentar volver con su madre. Y la policía y guardia civil vieron en esto el móvil del asesinato. Pero, ¿qué más indicios señalaban a Loli?

Algunos indicios…

    • Como hemos indicado antes, la policía llega a la conclusión de que víctima y verdugo se conocían. Se cree que Rocío se citó con el asesino a escondidas, y no se lo comentó a nadie. Quizás la prueba de ello se encontraba en su teléfono móvil pero, desgraciadamente, no apareció. En torno a este tema resulta extraña la declaración de una vecina. En la época en la que se buscaba el cuerpo de Roció la hermana de la testigo, amiga de la sospechosa, le comenta a ésta que su hermana (la vecina que estaba testificando) y su cuñado habían encontrado un móvil destrozado y se lo habían hecho llegar a la policía para su investigación. Por todos es sabido que Loli estaba apoyando a la familia Wanninkhof-Hornos en esos momentos, participando en la búsqueda de Rocío. Pero resulta curioso que, una vez conocido este hecho, se pusiera en contacto por teléfono con la hermana de su amiga para saber qué habían encontrado realmente. La vecina señala que esta reacción de Loli le sorprendió pues apenas habían cruzado palabra alguna en su vida. Al no aclararle mucho por teléfono, Loli se personó en la casa de ella en estado de nervios solicitando que le dijeran qué habían hallado en ese móvil.
    • Uno de las testimonios más esperados del juicio fue el de la antigua empleada de hogar de Dolores. La muchacha, ucraniana, que apenas sabía español cuando llegó a la casa de la imputada, contaría como su jefa se encontraba especialmente alterada y enfadada el día en que el cuerpo de Rocío fue hallado. Dice que pudo ver a Dolores en el fregadero de la cocina rompiendo con un cuchillo el cristal de un marco que contenía una foto de la que reconocería como la chica asesinada, mientras profería con rabia lo que pudo entender como “tú eres mi problema”. Dolores quiso justificarse ante este hecho diciendo que ese gesto lo hizo al querer contarle a su asistenta la forma en la que había muerto Rocío. Sin embargo, resulta contradictorio que dicho día la policía aún no había hecho pública la causa de la muerte de Rocío, que fue, como se supo posteriormente, por apuñalamiento.  Lo cierto es que la chica ucraniana se asustó tanto por la actitud de su jefa que abandonó su empleo.
      • Otro de los indicios que encontraron las fuerzas de seguridad fueron las constante contradicciones en las palabras de la sospechosa con respecto a lo que había hecho el día de la desaparición de Rocío  y los posteriores, hasta su hallazgo. Dolores tenía por costumbre salir todo los días a la caída de la tarde, en torno a las 10 de la noche (hora a la que se estima que Rocío perdió la vida) a correr por los alrededores. Lo hacía siempre en compañía de una amiga. Ese día, según declaró, no salió a correr, pues su amiga se encontraba de viaje. Pero una vecina que regenta un bar afirma que ese día la vio en chándal y habló con ella. Dolores le dijo que había salido a correr.
    • Al día siguiente de lo sucedido, Dolores asistió a una boda. La mujer, que tenía a su madre en casa, de la que cuidaba, había tenido también ese fin de semana a su sobrina, pues su hermana había salido fuera unos días. En sus declaraciones cuenta que su hermana llegó a casa el mencionado día por la noche. Sin embargo, cuando a la mañana siguiente entrara en el coche de una vecina para ir a la boda, le comentaría a esta que no había dormido nada en toda la noche, y que su hermana había llegado a casa por la mañana. Esta testigo cuenta, además, que Dolores paró a comer antes del combite a un bar porque según le contó “no había comido en un día”, y que mantenía una actitud de ansiedad y nerviosismo que le llamó la atención.

Pistas en el lugar del hallazgo

Cuando las autoridades competentes empiezan a trabajar, como en todo asesinato, trazan una lista de sospechosos del entorno de la víctima. Su novio fue investigado, sus amigos y sus tíos también. Estos últimos estuvieron puestos en el punto de mira hasta que fueron descartados. La razón fue que el lugar donde apareció el cadáver resultaba significativo. Meses atrás, dos tíos de la víctima, habían hablado con el dueño de un bar cercano para alquilarlo. Pero la operación finalmente no se llevaría a cabo. Resultaba sospechoso que el cuerpo hubiera aparecido en dicho lugar. Después de las investigaciones se concluyó que esos familiares no tenían nada que ver con el asesinato de su sobrina. Pero entonces, ¿por qué había aparecido el cuerpo en es lugar? Sin duda, quien lo había puesto ahí conocía muy bien la vida de la familia de la víctima y tenía información de primera mano, pues si trasladaron el cuerpo hasta allí fue con la intención de culpar a estas dos personas. Como alegaría el abogado de Alicia, Dolores, que era amiga de la familia, conocía muy bien esta información.

También resulta curioso que en los aledaños al lugar donde apareció el cuerpo se encontrara una pegatina de las que utilizaron los grupos que realizaron batidas para buscar a Rocío, organizadas por el cura de la parroquia del barrio.  Si ese lugar no fue barrido, ¿qué pintaba esa pegatina allí? ¿Su asesino ayudó a encontrar a Rocío? Desde luego Dolores sí participó.

Fuente Elpais.com:  Padre de Rocío Wanninkhof hablando con la Guardia Civil

La última sospecha

Pero lo que realmente lleva a las autoridades a sospechar definitivamente de Dolores fue lo ocurrido pocas horas después del hallazgo del charco de sangre y las prendas de ropa en una cuneta al lado de la carretera. El jefe de la Guardia Civil que llevó el caso decidió esconderse a vigilar ese sitio para comprobar si el asesino regresaba al mismo, algo que suele ser común en estos tipos de crímenes. Cual fue su sorprensa cuando, de repente, un coche en el que pudo distinguir que viajaban dos hombres se para en ese mismo sitio, durante unos segundos, hasta que el conductor se percata de que les están observando y reanuda la marcha. La Guardia Civil apunta la matrícula. Se trata del vehículo de Dolores Vázquez. Al día siguiente se le pregunta por el hecho, sobre quiénes eran aquellos dos individuos que conducían su coche. Ella negó rotundamente haberle prestado su coche a nadie ni ese día, ni ningún otro. Pero está claro que el hecho sucedió y no hizo sino levantar las sospechas en torno a su persona. ¿Quiénes eran estos dos hombres? ¿Tienen algo que ver Tony King y Robert Graham en este tema? Judicialmente les adelanto que no, pero, ¿qué nos confiesa en su libro El Señor de los Crímenes? Veremos la respuesta en la 3º parte.

El periodista de sucesos y experto en Criminología, Francisco Pérez Abellán

El periodista de sucesos y experto en Criminología, Francisco Pérez Abellán

Anuncios

Acerca de azacajur

Periodista en ciernes amante de la justicia y en constante búsqueda por descrubrir la naturaleza del ser humano delictivo
Esta entrada fue publicada en Entradas. Guarda el enlace permanente.

Y tú, ¿qué piensas? ¡Nos encantaría conocer tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s